Está demorado a la espera de un rastrillaje y un allanamiento en los que se busca dar con el arma utilizada en el crimen del hombre de 59 años que fue ultimado de 15 puñaladas.

La Policía Provincial tiene demorado a Diego Ferreyra Coluatti de 23 años, sujeto que residió un tiempo en Río Grande y cuenta con antecedentes por hechos menores, el cual mantenía desde hace un tiempo una relación de amistad con la víctima.

Alberto Altamiranda de 59 años fue hallado muerto en un baño de sangre en una casilla rodante en construcción con un total de 15 puñaladas en la espalda y cuello, y aparentemente su muerte data de varios días.

La forense del Poder Judicial en Río Grande, la Dra. Inés Aparici viajó a Ushuaia a realizar la autopsia, mientras la Policía ya llegó al sospechoso que se encuentra demorado a expensas de la producción de prueba.

El personal policial realiza un extenso rastrillaje en las inmediaciones de la escena del crimen y en una laguna cercana, buscando dar con el arma homicida, al igual que en el allanamiento a la casa de la ex pareja de Ferreyra Colauti, donde ya se incautó un cuchillo que se espera peritar a fin de determinar si se trata del arma utilizada.

Altamiranda era conocido como “el huevero” en Ushuaia precisamente por esa actividad comercial como es la venta de maples, pero poseía un frondoso prontuario judicial con condenas de prisión cumplidas fuera de la provincia, incluido un homicidio, y algunos hechos ya menores desde su radicación en Ushuaia a partir del 2008.

El occiso no tenía residencia fija actualmente y deambulada de aguantadero en aguantadero, tal como el sitio donde fue hallado sin vida, donde salían juntarse a beber personas en situación de marginalidad.

Compartir