Trabajadores aeronáuticos de Río Grande  nucleados en APA,  mantuvieron un encuentro con los Concejales para contarles las problemáticas que trae el cambio de horario en los vuelos de Aerolíneas Argentinas.

Luis Márquez indicó que, “estamos bastante preocupados, por lo que empezamos a hacer un trabajo con la gobernadora, intendente, diputados,  senadores y ahora los concejales, para plantearle la situación, que es un tema muy complejo que nos afecta a todos por igual”.

“Lamentablemente es un aeropuerto con algunos problemitas, falta una autobomba y eso hace que no se pueda levantar la categoría del aeropuerto y que no pueden entrar aviones de más porte”, aseveró.

Además afirmó que el cambio de horario  previsto a partir del 2 julio, “es una operación muy complicada a la madrugada” y además, “se va a complicar para que el pasajero tenga asientos disponibles con buenas tarifas”.

En este sentido, indicaron que los nuevos aviones que vendrán dispondrán de e 96 plazas y 1200 kilos de carga, mientras que los que vienen actualmente tiene 128 plazas y 3.000 kilos de carga.

Márquez manifestó que “la empresa te obliga a entrar por Ushuaia y nosotros lo que queremos tener un Aeropuerto en condiciones con dos autobombas”.

El trabajador aeronáutico opinó que el  gobierno nacional, “la quieren achicar y dejar una empresa de cabotaje, para darle lugar a las Low cost”.

Por su parte el presidente del Concejo Deliberante dijo que desde el Cuerpo, “vamos a sacar una minuta de comunicación para hacer un reclamo”, el que evaluó que va a ser en conjunto con otras fuerzas políticas.

 

 

 

 



Compartir