Desde la Secretaría General de Gobierno provincial confirmaron el comienzo de sumarios con suspensión de cobro de haberes de dos empleados de la administración pública detenidos y procesados por violencia de género.

Los dos agentes son residentes de la ciudad Río Grande y fueron denunciados por sus respectivas parejas por violencia de género. Las detenciones fueron ordenadas por el Juez de las causas y se concretaron la semana pasada.

En caso de ser declarados culpables por la Justicia, los agentes serán exonerados de la administración pública. En tanto, y mientras se desarrolla el proceso judicial, permanecerán  suspendidos sin goce de haberes.

“Como dijo nuestra Gobernadora, este gobierno no va a pagar el sueldo a ningún violento” recordó el secretario general Javier Eposto, confirmando el inicio de la actuación sumarial que podría derivar en la cesantía de los agentes.



Compartir