Las ruinosas instalaciones que han dejado sucesivos incendios de lo que fuera el histórico frigorífico CAP, volvieron a sufrir un siniestro intencional en la noche de este domingo.

Dotaciones de Bomberos Voluntarios y de la Policía debieron trabajar con apoyo de Defensa Civil Municipal, a fin de controlar las llamas en una extenuante labor que demandó más de una hora en razón de materiales acopiados en el interior de la nave.

“Hay una especie de digestor con material acopiado como maderas, telgopor y otros materiales de descarte”, señaló Pedro Franco de Defensa Civil Municipal en una tareas que se desarrolló en todo momento con peligro de derrumbe de las ruinosas instalaciones.

El lugar carece de servicios por lo que se presume nuevamente la intencionalidad de un hecho de este tipo en el mencionado predio.

Compartir