La cuba es un artefacto de hormigón armado de grandes dimensiones que cumple la función de mantener estable y anclado el caño de toma de agua en el río. 

En este sentido, la secretaria de Obras y Servicios Públicos, Gabriela Castillo, precisó que “se hizo un nuevo terraplén, para poder instalar la cuba y vincularla con la sala de bombeo”, que es la que impulsa el agua a la Planta.

Luego de concluir las etapas previas a la colocación de la cuba, “ahora solo queda abrir la boca que da al agua, rompiendo ese terraplén de defensa que se hizo al momento de la obra”.

Castillo evaluó este momento como “una tarea importante, porque se venía trabajando en la costa del río, en preparar el terreno para la colocación del artefacto y finalmente se logró que la cuba quede casi a un metro por debajo del caño de la antigua toma de agua”.

“Con esta profundidad queda garantizada una afluencia permanente de agua, sin los problemas que teníamos antes con la fluctuación de los niveles del río”, detalló Castillo quien se mostró conforme con la profundidad donde quedó instalada la cuba de toma de agua.

Finalmente, Castillo recordó el esfuerzo que ha realizado el estado Municipal para garantizar la continuidad de la obra: “Hay dos elementos muy importantes, un es la decisión del Intendente Melella para pagar con fondos propios del Municipio a la empresa, para evitar que se paralice la obra y la otra es el compromiso de la empresa de cumplir con los plazos de obra”.



Compartir