La precariedad de las estructuras y las fuertes ráfagas de viento causaron estragos en la zona de margen sur, donde esta tarde una casilla de calle El Esquilador terminó levantándose del suelo, para terminar casi volcando sobre una casilla vecina.

Al lugar acudieron personal policial y de bomberos, junto a Defensa Civil, para asistir a los moradores de la vivienda quienes afortunadamente no recibieron lesiones a causa del increíble incidente.

Ante esta emergencia climática, Defensa Civil ya contabiliza más de 30 salidas en emergencias de este tipo en Río Grande.

Compartir