Se trata del acuerdo firmado  por la UOM y  Afarte, mediante el que los empleados metalúrgicos aceptaban no percibir aumentos salariales por dos años.

En un documento firmado en el Congreso de Delegados donde se debatió lo acordado en las asambleas realizadas en las fábricas,  dejan expresado que existe actualmente, “un  importante rechazo  generado el acuerdo oportunamente suscripto y el  gran descontento que trasciende incluso los límites de la organización”.

En este sentido detallan que, “las constantes y permanentes expresiones de funcionarios del gobierno provincial, legisladores, senadores y hasta la propia gobernadora, atacando la UOM y los esfuerzos puestos en la búsqueda de generar alguna posibilidad de defender el mantenimiento de los puestos de trabajo  y como consecuencia  también a grandes sectores de la población, han afectado sobre manera las bases de cualquier acuerdo”.

Además aseguran que, “el acuerdo del Gobierno de la Provincia con el Gobierno Nacional vino a modificar considerablemente las condiciones existentes para la industria en la provincia, al modificar la protección arancelaria existente y como consecuencia de ello pone en riesgo a los trabajadores y  la población en sus legítimos derechos”.

Desde la UOM se considera perjudicial la decisión del Gobierno Nacional en “que viene a dejar sin efecto los trámites denominados Licencia no automáticas que actuaban como una barrera para limitar el ingreso de importación de productos que afecten a la Industria Nacional y pongan en riego los puestos de trabajo”.

Para finalizar explican que, “aquellos que en un principio, comprendiendo la gravedad de la situación, se habían  manifestado a favor del acuerdo, ahora y producto de todo este debate mediático, han cambiado lógicamente su posición cuestionando por diferentes razones y motivos lo oportunamente firmado” y solicitan que, “no se dé por homologado el acuerdo firmado el 13 de noviembre de 2017”.

Compartir