El incendio fatal del viernes por la mañana tuvo el resultado de las pericias en las que se determinó que el fuego comenzó en tres focos distintos dentro de la vivienda. Se presume que el anciano de 90 años podría haber iniciado el fuego a fin de terminar con su vida.

Fue el resultado de la pericias realizadas desde la División Bomberos de la Policía en torno al siniestro que el viernes por la mañana le costó la vida a Juan Lauralicio Salas de 90 años, tras la destrucción de su precaria casilla en Albatros Real 31.

El perito determinó tres focos ígneos originados en el interior de la vivienda, sin que se utilizara combustible u otro acelerante, dando cuenta de la intencionalidad del siniestro.

A la par de ello es de destacar que la autopsia sobre el cuerpo determinó la muerte a causa del propio siniestro, con la víctima presentando quemaduras en sus vías aéreas, a lo que se sumó el testimonio de los primeros vecinos en llegar quienes señalaron no observar ningún movimiento en la casilla esa mañana.

El hombre a causa de su edad sufría distintos problemas de salud y vivía en condiciones precarias, por lo que la hipótesis mas fuerte que se sostiene es que pudo haber sido una dramática determinación de acabar con su propia vida, aunque la investigación continúa.

Compartir