La increíble denuncia partió de un efectivo femenino de la Policía Provincial, la cual constató algo extraño debajo de la pileta en el baño del área de Comunicaciones.

Grande fue la sorpresa al constatar que una cámara estaba filmándola, por lo que inmediatamente se realizó la denuncia y el correspondiente informe que se elevó a la Justicia.

Ante ello anoche tanto el juez de turno, Dr. Daniel Cesari Hernández, como el Fiscal Mayor Guillermo Quadrini, asistieron a la Unidad Regional Norte, donde se entrevistaron con los principales jefes policiales y el jefe de la División Comunicaciones, área donde habría sucedido este extraño suceso.

Allí determinaron que la cámara era controlada desde el celular de un efectivo policial que ya estaría identificado, pero los magistrados tras analizar el caso constataron que el increíble suceso no se adecúa a ningún delito contemplado en el Código Penal.

Ante ello la fuerza policial inició un sumario administrativo sobre un efectivo sospechado, un Cabo de esa división, a fin de confirmar precisamente su actuó de tan increíble modo.



Compartir