FRUTOS SECOS: ¿Cuáles son? ¿Qué son? ¿Cómo se comen?

Los frutos secos son aquellas frutas que poseen escasa proporción de agua en su composición, se pueden distinguir dos tipos: los frutos secos naturales de cascara dura como las almendras, nueces, avellanas, castañas de cajú, maní, entre otros o los frutos secos que resultan de la deshidratación industrial, tales como pasas de uva, dátiles u orejones.

En este caso nos dedicaremos a los frutos secos por naturaleza y describiremos sus propiedades y algunos consejos para incorporarlos a la alimentación diaria.

Los frutos secos tienen un alto valor calórico, en raciones de 25-35gr contienen 150kcal.

  • ¿Entonces, si quiero adelgazar no puedo comer?

“SI podes, porque es un alimento de alto valor nutritivo y saciante, por ende si comemos la porción justa y necesaria no sentiremos la necesidad de incorporar otros alimentos por varias horas”

Son una fuente principal de PROTEINAS ya que aportan aminoácidos como la arginina:

  • Estimula la función inmunológica a través del aumento del número de leucocitos.
  • Está involucrado en la síntesis de la creatina
  • Interviene en la liberación de la hormona del crecimientoy de la insulina.
  • Ayuda a mantener o incrementar la masa muscular.
  • Facilita la formación de nuevos tejidos.
  • Es un agente preventivo a nivel cardíaco

El 75% de su composición química corresponde a las GRASAS, al ser un alimento de origen vegetal su mayor composición corresponde a ácidos grasos mono y poliinsaturados.

No poseen colesterol.

Tienen un alto contenido de FIBRA, mayormente insoluble. Esta previenen el estreñimiento, regula la absorción de azucares y grasas en la dieta y ayuda a saciar el hambre.

Son una fuente principal de Vitamina E que actúa como antioxidante, ya que ayuda a proteger  las células de los daños causados por los radicales libres.

Entonces, que hacemos? Los incorporamos o los sacamos de nuestra alimentación diaria?

Se pueden comer solos, con mate, con te, con yogur, con leche, trozar encima de las tostadas, en ensaladas, en empanadas, como rebozador, en panes, budines, sopas y en todas las preparaciones que se te ocurran. Son riquísimos, incorpóralos a tu dieta! Teniendo en cuenta que la porción diaria a consumir va a depender del peso, talla, sexo, edad y nivel de actividad de cada persona, por eso siempre es necesario recurrir a un nutricionista para que te guie.

Son un alimento estrella!! Asique yo decido incorporarlos en mi alimentación en su debida proporción!! VOS TE ANIMAS?

 

Farroni Natalia Andrea
Lic en Nutrición- MP 3797

Compartir