Empleados judiciales estuvieron de asamblea esta mañana (Foto Archivo).

Esta mañana fue atípica en el edificio de tribunales del Campamento YPF ante el estado público que tomó el escándalo por la denuncia entre funcionarios judiciales, a causa de una fiscal que intentó detener a un secretario y un empleado del juzgado de instrucción 2.

Precisamente uno de los empleados del juzgado contra el cual intentó accionar la fiscal, es precisamente el secretario Adjunto del gremio judicial SEJUP, el oficial Lucas Ghío, situación a pesar de la cual este miércoles se realizó una asamblea en tribunales en razón de tratar de un empleado judicial en funciones.

Allí evaluaron la gravedad del caso, de que un superior jerárquico –el caso de la fiscal- haya intentado detener con la Policía a dos funcionarios –uno de ellos empleado judicial- por cumplir con su trabajo, por lo cual se tomaron medidas.

Ante ello el SEJUP reclama que a diez días de lo sucedido, el Superior Tribunal informe que medidas se han adoptado para que una situación de este tipo no vuelva a repetirse y las sanciones a adoptar en el caso.

Mientras desde el Superior Tribunal de Justicia se mantiene el riguroso silencio en torno al tema, hoy trascendió que la fiscalía de turno es ocupada por el Dr. Jorge López Oribe, en razón de que la denunciada Dra. Laura Urquiza, está de licencia.



Compartir