Los testimonios que la Policía obtuvo en sede hospitalaria de los sobrevivientes del accidente del sábado, indicaron que Pablo Gastón Hernández de 36 años, propietario del rodado Honda CRV, era quien estaba al mando del vehículo. Hernández tiene la licencia de conducir vencida desde mayo de 2016. En el siniestro perdió la vida Candela Estefanía Torres, una amiga de su hija de 16 años.

El siniestro tuvo este saldo fatal por el cual ya se sustanció una causa penal por “homicidio culposo o accidental” en la que se determinará si hubo negligencia de quien estaba al mando del rodado.

En el lugar del accidente los sobrevivientes ya fueron encontrados fuera del rodado, y en estado de shock, pero la Policía logró tomar testimonial al chico de 19 años y a la hija del propietario del rodado, quienes coincidieron que Pablo Gasón Hernández de 36 años estaba al mando del mismo al momento del accidente.

Hernández continúa internado en Terapia Intensiva con lesiones en el rostro y cervicales, siendo un dato sugestivo para la Policía no haber podido hallar documentación del conductor en el rodado, como el carnet de conducir habilitante.

En tal sentido ActualidadTDF pudo confirmar en forma exclusiva que Hernández tiene su carnet de conducir vencido desde Mayo del 2016, y en agosto pasado se presentó ante la dirección de Tránsito de la Municipalidad de Río Grande, a fin de retirar los requisitos para tramitar la renovación.

Nunca más volvió a completar el trámite.

Responsabilidad civil
Mas allá de que aún las pericias mecánicas del accidente están en una primera etapa para determinar la velocidad o que elemento fue determinando del accidente, a futuro este revelador detalle supone un compromiso mayor para el que a todas luces se presume fue el conductor del rodado.

Sobre todo en cuanto a la responsabilidad civil y eventualidad de consecuencias judiciales del tipo civil, ante las cuales cualquier seguro no responderá en caso de un conductor sin carnet.

En ese sentido se busca determinar si esta situación incluso tuvo otras conductas premeditadas a sabiendas de la infracción que se cometía, ya que en el rodado viajaba también un joven de 19 años que pudo tomar el vehículo para trasponer los controles policiales en la ruta 3, ya sea en José Menéndez o el puesto 460 de Tolhuin.

Esa situación se deberá comprobar con las testimoniales de los ocupantes del vehículo, ya que en esos pasos las cámaras de seguridad tomaron el paso de la camioneta, pero en ninguno de los casos se efectuó control por parte del personal policial, ya que el mismo es selectivo.

Compartir