Los programas de televisión cotidianos tienen millones de publicidades de alimentos, pero esos alimentos no son saludables, pero si son alimentos tentadores, deseados por la persona que está detrás de la pantalla. Porque? Como nos manipulan?

  1. Llaman nuestra atención, todas las marcas se desviven para que te fijes en ellas.
  2. Siempre buscan una NUEVA opción para presentarte.
  3. Rompen siempre con las expectativas.
  4. Se pone de moda, la ciencia hoy en día es moda, claro porque si me hablan con un lenguaje un poquito técnico, me mencionan vitaminas, minerales, etc., seguro es bueno y seguro.
  5. Los personajes en las publicidades son ejemplos a seguir, que niño hoy en día no quiere ser Messi?

Entonces? Que tenemos que hacer nosotros los NUTRICIONISTAS que luchamos día a día para intentar cambiar la mirada de la sociedad,  para que no se queden atrapados en esas publicidades que lo único que hacen es llenarnos el cerebro para que sintamos la necesidad de consumir esos alimentos.

Acá les dejo algunas opciones:

  • Incorporemos juguetes pequeños dentro de las verduras como hacen con los huevos de chocolate.
  • Armemos bolsitas con algunos frutos secos o con mezcla de cereales como granola, maíz inflado, cereal sin azúcar y les coloquemos figuritas de los álbumes más famosos que el niño desee completar.
  • Agreguemos ositos de goma a la ensalada de fruta.
  • Juguemos a armar supermercados en los que abunden las frutas, las verduras y los cereales en lugar de las golosinas, para que aprendan como tiene que llenar un carrito de compras.
  • A la hora de sentarnos a comer juguemos con el armado de la mesa, usemos platos de colores, expliquémosles que significa cada color y porque es importante el plato multicolor.
  • Asignémosle a cada miembro de la familia el personaje favorito o el ídolo de cada uno y hagamos un menú impreso de lo que come ese personaje.
  • Decoremos los platos para que sean atractivos, juguemos con los alimentos.

Farroni Natalia Andrea
Lic en Nutrición- MP 3797



Compartir