La mujer tiene 69 años y esta mañana denunció que encontró a su pareja de 70 sin vida, en un aparente suicidio, dado que tenía una soga al cuello. La labor de los peritos de la Policía Provincial y del forense, determinaron que no se ahorcó sino que fue “estrangulado”.

La increíble historia ocurrió esta mañana en la ciudad de Ushuaia, en una vivienda de calle Aristóbulo del Valle al 500, donde la mujer de nacionalidad chilena, de 69 años, dio cuenta de que su marido, José Juvenal Huenante de 70 años, estaba sin vida.

Personal policial intervino notando lo reticente de la mujer a brindar información personal, logrando constatar que ambos se habían casado hacía tan solo dos meses.

Asimismo pudieron conocer que el hombre que yacía en el suelo con una soga atada a su cuello, había padecido un ACV que lo mantenía postrado en su domicilio al cuidado de una enfermera, por lo que la hipótesis del suicidio carecía de sustento.

Los peritos criminalísticos de la División Policía Científica Ushuaia, comenzaron a desarrollar las primeras recolecciones de evidencia en el lugar del suceso, a lo cual luego se sumó la labor del médico forense con la autopsia; determinando que el deceso fue por “estrangulamiento”, con indicios que a la luz de los peritajes científicos revelaron que no fueron autoinfligidos.

De esa manera se descartó la hipótesis del suicidio; orientando en consecuencia a la participación de una tercera persona como autor de la maniobra ilícita en el lugar, ante lo cual esta noche la jueza en turno, la Dra. Cristina Barrionuevo, ordenó la detención en calidad de incomunicada de la pareja de la víctima, y única conviviente en la casa del macabro hecho.

Ahora la investigación buscará determinar que tipo de móvil pudo tener la sospechosa, presumiéndose inicialmente una cuestión de índole económico.



Compartir