El siniestro declarado esta mañana en el destacamento lago Escondido, tuvo un origen accidental en una salamandra que se utilizaba para calefacción.

Se confirmó que el fuego se originó en torno a un tacho a leña que se utilizaba en el destacamento, del cual el personal de Gendarmería se había retirado a fin de realizar el relevo.

Afortunadamente no hubo heridos y las pericias apuntan principalmente al sector en el que se encontraba el precario sistema de calefacción que se usa en este sector de la provincia.



Compartir