El secretario de prensa de la UOM Río Grande, Pablo Ibáñez aseguró que la sensación que les dejó la firma del acuerdo con AFARTE y el Gobierno Nacional es de, “mucha bronca, porque no es fácil resignar dos años de sueldo, pero con la tranquilidad de tener la garantía de sostener los puestos de trabajo”.

En diálogo con Radio Nacional Ushuaia, el dirigente dijo que están, “en la disyuntiva por la, prácticamente a la extorción a la que nos hemos sometido por parte del gobierno nacional”.

Ibáñez indicó que en esta última paritaria, “se había acordado un 23%, con una cifra no remunerativa de 16500 pesos”,  el que terminará ser percibido en junio del año que viene, para luego pasar dos años sin recibir aumentos salariales.

El dirigente evaluó que, “el mejor impacto que teníamos era este” y dijo que no estaban de acuerda con aplicar una reducción salarial, “decirle que se ajusta en un 30 % era decirles que se ahoguen financieramente”

Ibáñez destacó que, “2 de cada 3  trabajadores somos metalúrgicos y esos repercute en el resto de los sectores” y agregó que, “no  sabemos qué va a pasar con el resto de los trabajadores”.

Por ultimo indicó que ahora resta, “ver como hacemos para que bajen los precios de lo que consumimos en la isla” y  afirmó que , “el 20 hacemos  la marcha por la soberanía y sigue firme el paro para el 28 ya que todavía resta que traten la  reforma laboral, previsional, la cobertura de salud y el Plan Maestro”.

Compartir