El trabajo continuó durante todo el fin de semana con un gran movimiento de cuadrillas, máquinas y camiones completando el asfalto en calles como Halcón Peregrino, parte de Kaikén y otras arterias del barrio.

Daniel Norry, vecino de la zona, destacó que “solo sufrimos la molestia un par de días que tuvimos que dejar el auto más lejos, pero ahora ya tenemos asfalto y ya no vamos a pisar más el barro. Las máquinas están trabajando todos los días, incluido el sábado y el domingo, desde muy temprano hasta la tarde noche”, resaltó.

En la medida que el clima lo permita, los trabajos continuarán hasta finalizar las obras, sostuvieron desde el Municipio.



Compartir