El 13 de abril se colocaron las fajas de clausura en los trabajos.

La medida fue adoptada por el municipio por falta de presentación de documentación. Desde el Gobierno Provincial señalan que es una chicana política “que afecta a los vecinos”, y se genera una nueva puja político institucional.

Desde el Gobierno Provincial difundieron hace instantes que se colocaron fajas de clausura sobre la obra de escaleras de emergencia para edificios del IPV, obra que está aprobada por más de 300 millones de pesos desde la Legislatura hace dos años.

Las tareas comenzaron este año, y ante esta clausura desde el municipio de Río Grande, el Gobierno manifestó en sus cuentas en redes sociales que “lamentablemente los vecinos están en el medio y son los únicos afectados”.

A esta acusación de “poner palos en la rueda”, consultada la secretaria de Obras Públicas del municipio, explicó, “hicieron todo mal desde el IPV, nunca presentaron los requerimientos que se les hicieron a fin de año. No están habilitados en el inicio de obra por falta de documentación, como cálculo de estructura”, expresó Gabriela Castillo.

“Esto se le notificó al IPV y a la empresa que lo está haciendo que ni siquiera está inscripta como constructora”, agregó, considerando finalmente, “es inoportuno en este momento en que están en juego los sueños de la gente”, concluyó.



Compartir