Desde el sindicato de supervisores, ASIMRA, tomaron esto como una provocación con el envío de telegramas de despido a 8 supervisores de esta planta fabril actualmente en suspensión en Río Grande.

 

La medida se adoptó en momento en que la conducción sindical se encuentra en Buenos Aires, a horas de un encuentro con AFARTE, a quien la semana pasada se le había rechazado una «propuesta de flexibilización».

 

La medida que en los telegramas da cuenta de «baja performance» aún se desconoce que consecuencias sindicales puede traer a partir del impacto que tendrá en las negociaciones que se llevan a cabo.

 



Compartir