El rostro del imputado es ocultado a fin de no inducir a la identificación de su víctima.

Fue la defensa que esgrimió el imputado de 37 años en un proceso oral por el abuso sexual de una menor de 15 años que en enero concibió un bebé producto de esas relaciones.

El Tribunal de Juicio Oral comenzó esta mañana en los tribunales del Campamento YPF el proceso oral y público contra un hombre de 37 años acusado del delito de abuso sexual agravado por haber sido cometido con acceso carnal y por ser el imputado encargado de la guarda de la menor víctima del hecho.

El sujeto oriundo de Tolhuin aseguró que tenía una relación sentimental con la víctima y que las relaciones habrían sido consentidas, señalando que no hubo amenazas de por medio.

Esto busca “acomodar” su situación procesal en relación a la prueba existente en el marco de la causa, dado que la víctima de este hecho dio a luz un bebé en enero pasado, al cual se le extrajo una muestra genética para un exámen de ADN que determinó la paternidad en cabeza del acusado.

Acto seguido se proyectó la declaración de la joven, y tras esto se pasó a un cuarto intermedio para mañana cuando se continuará con declaraciones testimoniales del entorno.

Compartir