Otra vez la margen sur vuelve a ser motivo de discusión entre el Gobierno y el Municipio

Sanitarias (3)
Locales

La subsecretaria de Obras, Gabriela Castillo, había acusado problemas en la provisión de agua potable a los hogares de los barrios Argentino y El Mirador a falencias en las obras de red realizadas por el Promeba. Ahora el ministro de Obras y Servicios de la Provincia, Luis Vazquez, replicó que las obras habían sido finalizadas en diciembre y acusó al Municipio de demorar en las pruebas de hermeticidad.

Vazquez lamentó que “Castillo no se avenga a trabajar en conjunto para que los vecinos de la Margen Sur tengan agua potable y cloacas”.

El funcionario comentó que “las obras que hicimos a través de PROMEBA ya estaban listas para realizar las pruebas que son de rigor en diciembre del año pasado, cosa que se notificó por escrito en distintas oportunidades”.

“Sin embargo, el Municipio no realizó las pruebas correspondientes en ese momento, cosa que sí hubiera sucedido ya estarían corregidos los defectos y hoy la gente tendría el servicio en su casa”, explicó Vazquez.

El Ministro informó que también “ese retraso del Municipio no sólo demora el proceso de finalización de la obra, sino que dificulta la realización de las pruebas porque el mal estado de las calles hace que las válvulas de corte de la red de agua queden tapadas con la tierra que el propio Municipio usa de relleno”.

Castillo había advertido que las redes presentan pérdidas e inconvenientes que obligan a sucesivas reparaciones e interrupciones del servicio, por eso se demora la provisión del servicio básico a esos barrios.

“Nosotros comunicamos diariamente al programa estas situaciones que requieren cortes totales de agua porque las llaves de paso no están accesibles y los planos que nos entregaron no se corresponden con la realidad. Hemos intimado a PROMEBA para que solucione estos inconvenientes y que nos provea de la información correcta para que podamos intervenir cuando sea necesario”, había agregado Castillo.

“Además, el Municipio ha afectado a una sola persona para conectar a las 700 familias, así que está claro que lo que intentan es que los vecinos no tengan el servicio por el solo hecho de que la obra la hizo el Gobierno provincial”, insistió al respecto el funcionario.

 

“Esto muestra un egoísmo político que no comparto, porque la Gobernadora siempre nos pone como premisa que por sobre todo está resolver las necesidades de la gente”, afirmó Vazquez.