“Estamos satisfechos pero no contentos porque la Justicia lenta no es justicia” dijo el abogado de la familia Varela a más de una década del crimen

alegato ibarra
Policiales

El fallo del Superior Tribunal de Justicia condenando a Lucas Gómez por el crimen de Agustina Varela también cayó como una sorpresa en la familia de la víctima. ”Me molesta que el análisis de la prueba fue liviano en el segundo juicio”, dijo el Dr. Francisco Ibarra tras leer los fundamentos.

El abogado de la familia de la víctima, el Dr. Francisco Ibarra, señaló sobre el fallo “estamos satisfechos no contentos porque la Justicia lenta no es Justicia, pero satisface, se logró el objetivo que el tribunal advierta la culpabilidad de Lucas Gómez”, comenzó diciendo de la causa con más de una década de desarrollo.

En ese sentido cuestionó el fallo absolutorio del segundo juicio, “me molesta que el análisis de la prueba fue liviano en el segundo juicio, lo dice el fallo, no la contrarrestaron ni analizaron en profundidad, de hecho destacan el análisis realizado por López Tilli”, dijo en relación a los fundamentos de esta sentencia que cuestionó la actuación de los Dres. Duarte de Gouvea y la Dra. Miriam Cristiano en lo que fue el fallo absolutorio del segundo juicio.

Una trama compleja

Ibarra señaló que los jueces del Superior Tribunal entendieron la trama del caso, “si analizas cada uno de los elementos objetivos, lo que encuentran los médicos, el resultado de la autopsia y lo que la nena había comido, cierra todo. Le pusieron la sonda y la nena tiraba comida digerida, eso fue a las 5 de la mañana, entonces comió a las 23 horas, los golpes fueron después de la comida”, dijo respecto de la reunión familiar previa a la tragedia.

“Tenía los intestinos inflamados, eso llevaba hora y media, es imposible que los golpes hubieran sucedido media hora antes”, como planteaba la defensa buscando direccionar la responsabilidad a los tíos de Agustina (Solorza y Viviana Varela) quienes se la habían llevado a su casa.

“Fue imposible que la nena fuera golpeada media hora antes por la familia Solorza Varela, porque hay constancias de que Solorza se fue a otro lugar, y el estado de evolución de las lesiones no coincide con que los golpes hayan sido inmediatos”.

“Así se va descartando punto por punto la defensa y luego se analiza la acusación para ir llegando al horario exacto de los golpes, entre las 2.30 y las 3.00 de la mañana de esa reunión”, prosiguió Ibarra.

Allí apuntó, “a las 2.30 los testimonios determinan que Lucas Gómez salió de la habitación pidiendo silencio que Agustina dormía”, dijo respecto a la habitación apartada en que se encontraba la niña ya tarde en aquella reunión familiar tras la cual vino la muerte de la pequeña a poco de ingresar totalmente descompensada en la guardia.

El letrado finalmente aseguró que se mantendrán expectantes a la conformación del nuevo tribunal que deberá definir el monto de pena para Gómez.