Músicos de las tres fuerzas armadas dieron un concierto por la paz en la Antártida

SONY DSC
Cultura

Una banda conformada por 43 músicos de las tres fuerzas armadas brindaron un concierto por la Paz en la base Marambio. La Banda de Música Conjunta formada por músicos del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea compartieron la experiencia de interpretar diferentes melodías para transmitir al mundo también un mensaje por el cuidado del medio ambiente.

Los músicos arribaron al continente blanco el 6 de diciembre a bordo de un avión Hércules C-130 y fueron recibidos por el personal civil y militar que cumple sus tareas en esa base argentina, de actividad permanente.

Sorteando temperaturas inferiores a los 16 grados bajo cero las intensas nevadas y los fuertes vientos, la Banda de Música Conjunta interpretó un amplio repertorio que incluyó temas nacionales y extranjeros.

Entre los temas elegidos estuvieron Imagine, de John Lennon, y el tango Adiós Nonino, del músico y compositor argentino Astor Piazzolla, ambos dirigidos por el capitán de corbeta Ángel Marcelo Zurlo.

Los arreglos, realizados especialmente para este concierto, estuvieron a cargo de Juan José Zentilini, músico y personal civil de la Armada Argentina.

Los músicos interpretaron también el tango Caminito, compuesto en 1926 por Juan de Dios Filiberto y Gabino Coria Peñaloza, y el Himno a la Alegría, como se conoce  al cuarto movimiento de la novena sinfonía de Beethoven.

En tanto, en alusión a la proximidad de las fiestas y a las características del paisaje, la Banda de Música conjunta interpretó  los villancicos Oh, Blanca Navidad, de Irving Berlín, y Noche de Paz, noche de amor, una canción navideña austríaca, originalmente compuesta por el sacerdote Joseph Mohr y el organista Franz Xaver Gruber.

Además, el repertorio contó con la interpretación del Himno Nacional Argentino.

La iniciativa, además de transmitir un mensaje al mundo, emocionó y llenó de entusiasmo a la dotación XLVIII, al mando del vicecomodoro Ricardo Martínez, integrada por hombres y mujeres que durante un año habitan esa base para cumplir con el mantenimiento del aeródromos, con las misiones científicas que se llevan a cabo en la Antártida y reforzar la soberanía argentina en ese continente.